RKL Integral implementa un nuevo sistema de seguridad contra todas las amenazas potenciales

V. GÓMEZ, Bilbao
El siglo XXI está redefiniendo aceleradamente buena parte de los conceptos que unos años atrás parecían inamovibles. Es el caso de la seguridad. Si pensamos a día de hoy qué nos aporta seguridad, qué nos hace sentirnos
a salvo, muchos de nosotros apelaremos antes al firewall que protege los datos que almacenamos en nuestro ordenador que a la verja que separa nuestra vivienda de la al lado.

Y es por eso que las empresas dedicadas a la seguridad también están reorientando su actividad. Ampliándola, en muchos casos, al hilo de dos conceptos anglosajones: safety y security. El primero de ellos hace referencia a todo lo relacionado con riesgos de origen técnico o natural, pero siempre accidentales como incendios, inundaciones o seguridad laboral.

El segundo tiene que ver con los riesgos provocados intencionadamente: robos, daños personales… Unos y otros caben en el modelo de gestión de la seguridad que implementa la consultoría RKL Integral. Fundada hace poco
más de dos años por dos antiguos de trabajo, en la actualidad trabaja en países de América Latina y cuenta con seis socios que manejan disciplinas tan diversas como la ciberseguridad, la ingeniería o la prevención de riesgos laborales.

Entre sus líneas de trabajo se encuentra uno de los sectores más vulnerables: el industrial. Las máquinas de las fábricas han pasado a estar conectadas entre sí y disponer de software, con el consiguiente peligro de
que, si las empresas no se protegen adecuadamente, puedan sufrir ataques de hackers. ¿Las consecuencias? Desde la manipulación malintencionada a distancia de la máquina hasta la copia de su funcionamiento pasando por el robo y venta de datos de producción.

«La seguridad se ha basado durante muchos años en poner personas a vigilar unas instalaciones y proporcionarles, a lo sumo, equipos informáticos que les ayudaran a hacerlo», afirma José María Sanz, socio fundador y CEO de RKL Integral. Por eso, han reconvertido su negocio en una empresa que transforma digitalmente los protocolos de seguridad de sus clientes, entre los que se encuentran firmas tan dispares como Telefónica, Repsol, el museo Guggenheim, Iberdrola u Osakidetza.

EL PAÍS, DOMINGO 19 DE MAYO DE 2019

RKL Integral 19052019 El Pais Euskadi