La seguridad en 2024: De la inteligencia natural

Empieza el nuevo año y después de, en el mejor de los casos unos pocos días de descanso, volvemos a la carga pensando en que nos depararán estos siguientes 12 meses.

El año 2024 promete desafíos significativos en el ámbito de la seguridad, tanto en el mundo físico como en el ciberespacio. Pero esto no es novedad, venimos repitiendo una frase desde hace 20 años.

A medida que la tecnología avanza, también lo hacen las amenazas, y las organizaciones y gobiernos deben estar preparados para abordar una amplia gama de riesgos. En este artículo, exploraremos las tendencias clave en seguridad física y ciberseguridad que marcarán el año 2024.

Ciberseguridad en 2024

IA en Ciberseguridad

Es inevitable hablar de la IA, pero en la doble faceta de que, por un lado, las amenazas serán cada más elaboradas, pero por el otro, también podemos contar con herramientas más potentes para mejorar la detección de amenazas y la respuesta automatizada. Pero no olvidemos que sigue siendo imprescindible maneja adecuadamente la IN: Inteligencia Natural.

Privacidad y Regulación

La preocupación por la privacidad de los datos seguirá siendo relevante. Junto al miedo de que un ataque nos afecte a la operativa en la empresa está el riesgo de que nos roben los datos de nuestros clientes con las correspondientes consecuencias de sanciones económicas por el incumplimiento de nuestras obligaciones de protección. Es una pelea continua en el que tenemos que invertir mucho esfuerzo.

Esquema Nacional de Seguridad

En nuestro país el Esquema Nacional de Seguridad cada vez será más exigido a nivel de la administración pública y sus proveedores. Nos toca ponernos las pilas, ya que exige unos niveles de seguridad importantes, pero va a suponer una importante garantía para la continuidad de nuestro negocio.

Cadena de Suministro Segura

Los ataques dirigidos a la cadena de suministro serán más frecuentes. No vale con que solo nosotros hagamos bien los deberes: debemos preocuparnos mucho en que nuestros proveedores y terceros con los que nos relacionamos también cumplan los niveles de ciberseguridad adecuados.

Educación en Ciberseguridad

La formación y la concienciación en seguridad cibernética se convertirán en una prioridad para prevenir ataques basados en la ingeniería social. Las empresas debemos invertir constantemente tiempo y recursos en programas de capacitación para su personal. Los humanos seguimos siendo el factor más crítico en todo el sistema, la ingeniería social cada vez lo hace mejor y hay que estar muy atento para evitar caer en sus trampas.

Seguridad Física en 2024

Automatización en la Seguridad

Dado que cada vez los sistemas de seguridad y control son más complejos y captan datos el más dispositivos se impone con más urgencia y la necesidad de trabajar en la automatización de los procesos, que desempeñará un papel clave en la seguridad física, desde el control de accesos hasta la gestión de crisis.

Biometría y Seguridad

La identificación biométrica, como huellas dactilares y escaneos de retina, se utilizará para reforzar la seguridad en instalaciones críticas, pero tenemos que tener muy en cuenta las nuevas directivas de la Agencia Española de Protección de Datos y de Europa sobre cómo implantar adecuadamente sistemas biométricos para el control de accesos y otras aplicaciones. La gestión adecuada de datos personales en sistemas de seguridad física será esencial para cumplir con regulaciones de privacidad.

Integración de Sistemas

La convergencia de sistemas de seguridad física y ciberseguridad es y será cada vez más esencial para garantizar una protección completa de las organizaciones. Debemos seguir trabajando mucho en proteger la ciberseguridad de los sistemas físicos ya que hoy en día todo nuestro equipamiento depende de tecnología TIC y lamentablemente en muchas organizaciones siguen sin haber la coordinación necesaria entre el Departamento de Seguridad y el departamento IT.

Formación y cultura de la seguridad

La tecnología realiza sus funciones de una forma más eficiente y completa lo que obliga a que el personal de seguridad se forme constantemente pero también supone una oportunidad para dar valor añadido a sus puestos evitando labores rutinarias.

Resiliencia y Preparación

Las organizaciones y las ciudades deberán seguir invirtiendo en planes de resiliencia y preparación para hacer frente a desastres naturales y eventos de seguridad. Además, no debemos olvidar que es importante seguir predicando la necesidad de que todo el personal de las organizaciones, no solo el de seguridad, sea consciente de la necesidad de impregnarse de una Cultura de la Seguridad.

 

En resumen, el año 2024 promete ser un año desafiante en términos de seguridad, donde la ciberseguridad y la seguridad física estarán más interconectadas que nunca. La adopción de tecnologías avanzadas y la formación continua serán cruciales para garantizar la protección de datos y personas en un entorno cada vez más complejo y amenazante. Con toda seguridad no pasará un solo día en el que alguien nos hable de la inteligencia artificial como la solución o el mal para cualquier aspecto de nuestra vida, pero para aquellos que realmente eficiente, no debemos olvidar la importancia de seguir cultivando nuestra herramienta más potente: la Inteligencia Natural de las personas.

Álvaro Ubierna