CONSORCIO PARA ARABIA/ La ‘start up’ vasca participa con otras firmas españolas en la construcción de 3 centros para la operadora saudí STC en la Península Arábiga.

Gontzal Sáenz. Bilbao La información que guardan las empresas de sus operaciones comerciales con clientes y proveedores y de sus propios procesos se ha convertido en un tesoro, y su almacenamiento y procesamiento exige una seguridad crítica. En este negocio ha entrado la start up bilbaína RKL Integral, especializada en el uso y salvaguarda de los centros de procesamiento de datos (como data centers), tanto en la parte informática, como en las instalaciones físicas. Pese a sus sólo tres años de vida, la nueva empresa ha empezado a hacerse un hueco en este campo con varios proyectos internacionales. RKL ha participado en un consorcio de varias empresas españolas –Arsmagna Arquitects y PQC– para hacerse con uno de grandes contratos en Oriente Medio: la construcción de 3 data centers para la principal operadora telefónica saudí STC en otras tantas ciudades de la Península Arábiga, concurso en el que han competido con grandes multinacionales.

Sistemas modulares

Cada data center –todos ellos modernos y potentes– tiene el tamaño de dos campos de fútbol y cuenta con capacidad para gestionar y almacenar el equivalente a todos los datos para el funcionamiento del Gobierno de un país de tamaño medio. Lo innovador del proyecto es que en su construcción y climatización se están utilizando sistemas modulares que han sido prefabricados en Croacia por otros participantes en el proyecto internacional y que están llegando a la obra ya acabados y montados por mar. De este modo se acelera su construcción, prevista en cuatro meses. Los nuevos centros entrarán en servicio a fin de año.

Cada ‘data center’ de Arabia Saudí tiene el tamaño equivalente al de dos campos de fútbol

El consorcio español – en el que han intervenido cerca de 25 profesionales de las tres firmas– ha desarrollado la arquitectura completa y todas sus instalaciones de operación y soporte. La participación de RKL Integral en el proyecto han sido los servicios de consultoría e ingeniería para el análisis de los riesgos previos a la construcción, así como la ingeniería de detalle de todos los sistemas de seguridad de los data centers. La tarea de la start up bilbaína busca mitigar las amenazas y las vulnerabilidades de estas infraestructuras durante su explotación en zonas muy agresivas.

Finalista en ciberseguridad de Incibe

RKL Integral, con una plantilla de seis profesionales, ha sido seleccionada por parte del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) como una de las diez ‘start up’ españolas finalistas que participarán a partir de septiembre en la nueva edición de su Programa Internacional de Aceleración, Cybersecurity Ventures, uno de los programas de formación, mentorización y aceleración de nuevos proyectos en el campo de ciberseguridad de los que actualmente se desarrollan en España.

Artículo en Expansión martes 30 de julio de 2019